Por qué no es tan buena idea tener una tortuga de mascota

El veterinario especializado en reptiles Gustavo Costanza le contó al periodista Ariel Bulsicco (Sí 98.9) mitos y verdades sobre tener una tortuga como mascota en casa

Compartir en Whatsapp Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Facebook Mesenger Compartir en Facebook Mesenger
1 de 6
1

Son animales bastante agresivos

null

Las tortugas suelen ser bastante agresivas, sobre todo entre sí, el macho con la hembra, como parte del cortejo. No todas las tortugas muerden, pero es común que lo hagan. La agresión llega a heridas importantes entre ellas. Al no estar en su hábitat, se desorientan, y los machos son muy territoriales. 

2

No corresponden al clima húmedo de la ciudad

null

Aunque sea usual tomarlas como mascotas, las tortugas son animales silvestres, y por ende sufren mucho en cautiverio. No es fácil mantener un hábitat adecuado para ellas en una casa o departamento, ya que en realidad las terrestres son de clima desértico, seco y cálido, mientras que el clima en el Litoral es más húmedo.

3

No se relacionan bien con otras mascotas

null

Aunque no tienen dientes, sino un borde cortante en la boca, es frecuente que las tortugas muerdan a otras mascotas, como a los perros, y cuando esto sucede, lo más probable es que éstas tengan lesiones graves por mordeduras del perro en devolución.

4

Son portadoras de salmonella

null

Habitualmente las tortugas son portadoras de salmonella, y pueden contagiar a los niños cuando los muerden. Ese es el único riesgo, ya que no son mordeduras tan graves como las de un perro. La salmonella es un grupo de bacterias transmitidas en la cadena de alimentos, en las aves crudas, los huevos, la carne vacuna y, algunas veces, en las frutas y vegetales sin lavar.

5

En la ciudad viven menos que en su hábitat

null

La longevidad de las tortugas es de 70 años, pero en las ciudades viven hasta 25 ò 30 años por no estar en su hábitat, y por problemas con la alimentación. Para que una tortuga viva más y mejor, no hay mejor hogar que su hábitat natural: un bosque, un pantano, una selva o una playa.

 

6

La comida casera no les cae bien

null

Originariamente las tortugas son herbívoras, por lo que su dieta ideal es el pasto silvestre. En un hogar pueden comer aloe vera o alimento balanceado para tortugas, así como zapallo o alguna otra verdura, pero muchos les dan la comida de los perros o carne, que es nociva para su digestión.

Compartir

Seguí leyendo