El día que el ícono de la bailanta rosarina ayudó a Messi a colarse

Allá por el 2007, Lionel Messi ya era una estrella en el Barcelona de España, pero todavía se podía permitir ciertas libertades cuando venía a vacacionar a Rosario. Una de ellas era ir junto a su familia a recitales de cumbia. Al menos eso es lo que jura y perjura Teté Turcutto, ícono rosarino de la movida tropical. Sí, la de “Te espero, bebé”, uno de los escasos lugares comunes de la "rosarinidad". 

Recuerda Teté en su visita a Hoja de Ruta de Sí 98.9 que hace diez años atrás “cuando Messi venía a Rosario, al único lugar que salía era donde yo hacía bailes”. “Un día el dueño del teatro donde hacíamos el baile no lo quería dejar entrar porque estaba con toda su familia”, contó la presentadora bailantera más conocida de la ciudad. La cosa no pasó a mayores porque, reflexionó Teté, “¿quién no lo iba a querer dejar entrar?”. 

Así fue que montaron un operativo especial: “Lo hice entrar por el subsuelo a él con 15 personas más”, confesó Teté. La Pulga vio todo el show “detrás de unas cortinas” y al final “lo hicimos salir a que lo vea el público”, aunque Lio, tímido, no se animaba. La anécdota es apenas una de miles que Turcutto guarda en su memoria después de “casi” 34 años en la organización de bailes y recitales de música tropical.

“Cuando me baje del escenario voy a escribir todo lo que a lo mejor la gente no ve detrás de la cortina”, dijo Teté que arrancó allá lejos y hace tiempo en el club Olímpico de Villa Gobernador Gálvez. “Llegamos antes que Pasión de Sábado, antes que cualquier programa de cumbia”, afirmó con orgullo. Presentó a grandes bandas y artistas de la movida como Leo Mattioli, Grupo Cali, Sombras, Sergio Torres, Mario Pereyra, Los Palmeras y hasta La Mona Jiménez.

Aunque hoy su voz es marca registrada en los bailes que organiza junto a su marido, se convirtió en presentadora por una circunstancia indeseada.  “En el Olímpico, cuando nos iba muy mal, fue mi marido el que me dijo que iba a tener que empezar a subir al escenario y hacer locución, y así empezó mi vida”, rememoró y aceptó que “veía a la gente y me asustaba, ahora es todo muy sencillo”.

Si bien aseguró que “nunca” la tentaron “para entrar en política”, admitió que le “gustaría trabajar para la gente”. Y ese sueño la hace pensar en Villa Gobernador Gálvez, la ciudad que comparte su corazón junto a Rosario. “Siempre tuve la idea de volver y devolver todo lo que me dieron”, cerró.

Escuchá la entrevista completa a Teté:

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo