sec-reposera

Un gobernador argentino quiso atajar un penal y le salió muy mal

La frase "zapatero a sus zapatos" podría aplicarse con justicia a esta historia: un gobernador argentino quiso hacerse el arquero experto en atajar penales y le salió muy mal. Se trata del mandatario correntino Ricardo Colombi, quien se pegó un tremendo porrazo queriendo detenerle un tiro desde los doce pasos a un nene.

Colombi estaba jugando al fútbol con un grupo de pibes del Club Social y Deportivo La Bahía de Corrientes. Hasta ahí venía todo bien. El mandatario correntino pateó un penal. Eligió el palo derecho del pequeño arquero, que no pudo detener el disparo.

Luego, a Colombi le tocó ir al arco. El gobernador correntino se paró debajo de los tres palos y esperó al pequeño pateador, otros de los niños del club. Este eligió el palo izquierdo del arquero, Colombi adivinó la intención y se arrojó para el mismo lado. Y ahí se desató el insólito hecho.

Es que el gobernador correntino no sólo no pudo detener el disparo sino que además, comenzó a trastabillar dramáticamente hasta caer despatarrado a un costado de la cancha. Un verdadero papelón que, por supuesto, ya es viral.

Ricardo Colombi y un penal con blooper incluído

 

Posted by RosarioPlus on martes, 28 de noviembre de 2017

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo