Vecinos llevaron pruebas a Assa sobre la lluvia química en Arroyito

Un grupo de vecinos lindero a la planta potabilizadora se reunió con el presidente de Aguas Santafesinas por un viejo reclamo: la constante emanación de gases tóxicos que afecta la calidad de vida del barrio. Avalaron la queja con fotos y videos. La respuesta de la empresa

 

Un grupo de vecinos linderos a la planta potabilizadora de Arroyito viene reclamando desde hace años por una “nube de sustancias químicas” que emana el predio de Agua Santafesinas y que afecta a la calidad de vida del barrio, en algunos casos causando problemas de salud. Esta mañana, los damnificados se reunieron con Sebastián Bonet, presidente de la empresa. El funcionario admitió la irregularidad y adelantó que en agosto comenzarán las obras para ponerle fin a esta fuga.

Cal precipitada en la calle, cerca de un acceso a la planta y del drenaje pluvial.

La primera denuncia se hizo en 2013, pero los vecinos no fueron escuchados. El año pasado, el hijo de un jubilado que vive pegado a la planta, ingeniero industrial de profesión, retomó el reclamo al observar con sus propios ojos la suspensión de elementos químicos en el aire de la cuadra, una mezcla de cal y gas cloro, dos productos que se utilizan en el proceso de potabilización del agua.

La preocupación de algunos concejales y la denuncia pública a través de artículos periodísticos desencadenó en una reunión con el máximo responsable de la firma, quien recibió al edil Eduardo Toniolli (Frente para la Victoria), a dos propietarios damnificados y a un abogado en representación del barrio. Los vecinos respaldaron su reclamo con fotos y videos que dan cuenta de la magnitud del problema.

Rosarioplus.com accedió a parte de este material, con imágenes de mucha cal esparcida en calle Juan José Paso, a metros del portón de la planta, y en el drenaje pluvial ubicado en la intersección con Pedro Tuella. Una filmación casera tomada el 2 de diciembre muestra una “nieve de cal” en medio de la madrugada.

“Las pruebas son contundentes, se las mostramos al señor Bonet, que no tuvo más que admitir el problema”, explicó Víctor Fernández, el ingeniero que impulsó el reclamo el año pasado. “Nos prometieron que en agosto arrancan dos obras para ponerle fin a esta situación, pero faltan cinco meses todavía, mientras tanto seguimos respirando estas sustancias”, se quejó.

Esta es la sustancia que los vecinos denuncian, aquí sobre el drenaje de la calle.

Assa se comprometió a construir un paredón de 6 metros entre la planta y las propiedades linderas y un “encapsulamiento” para evitar la emanación de estos gases. Lina, otra vecina que participó de la reunión, narró que nada pueda subsanar sus “disgustos” con esta problemática. Contó que, por ejemplo, tuvo que tirar toda la comida que preparó para la nochebuena producto de una repentina lluvia de cal. “Me arruinaron la navidad”, se quejó.

Fernández aprovechó el cónclave para denunciar otras de las preocupaciones del barrio: la falta de un protocolo de acción en caso de una emergencia como puede ser una fuga de gas cloro, sumamente tóxico. “Bonet nos dijo que hacen simulacros y que defensa civil sabe qué hacer en un caso así, pero las máscaras las tienen los empleados y nosotros que estamos a pocos metros no sabemos cómo tenemos que proceder, qué tenemos que hacer”, planteó el ingeniero.   

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo