El Encuentro de Mujeres en Rosario llega a la pantalla grande

Este sábado 29 de julio, se proyectará por primera vez en el Espacio Arteón un documental que indaga sobre la heterogeneidad del movimiento de mujeres y feminista, en el marco del último Encuentro Nacional. Sus directoras, Camila Zenclussen y Guadalupe Freire, repasan la experiencia

“El Encuentro somos todas” es la premisa identitaria primera que acompaña hace rato al Encuentro Nacional de Mujeres, el evento que hace más de treinta años reúne anualmente en una ciudad del país a miles de mujeres organizadas. Ese mismo que en 2016 transcurrió (por tercera vez en la historia) en Rosario y revolucionó el paisaje urbano, político y social durante los tres días que acostumbra durar.

Precisamente sobre la diversidad del movimiento de mujeres y feminista, su organización, sus disputas internas y su eminente capacidad de transformación personal en el marco del 31° ENM indagan Camila Zenclussen y Guadalupe Freire en Organizadas, el documental de 25 minutos que realizaron junto a la Cooperativa de Comunicación La Brújula y que se estrena este sábado 29 de julio a las 20 en Espacio Arteón (Sarmiento 778).

A través de la experiencia de cinco protagonistas con trayectorias vitales y militantes heterogéneas, las jóvenes directoras y comunicadoras sociales buscaron ahondar sobre aquella frase popular en el movimiento: “Ninguna mujer vuelve igual a como fue de un Encuentro Nacional”. Las chicas rápidamente aclaran que Organizadas no pretende ser una suerte de retrato acabado sobre el ENM: “Queremos que quienes vayan a ver el documental se vayan con más interrogantes que certezas”, dice Guadalupe.

Así es que la película acompaña en la previa y durante el Encuentro a cinco mujeres distintas: una “encuentrera histórica” (Mabel Gabarra), una víctima de violencia de género (Rosalía Benítez), una chica que se acerca por primera vez “sin estar enmarcada en una estructura y con muchas preguntas”, una militante del PCR y otra del PTS.

“La elección de los perfiles fue una de las cosas que más debate generó en el equipo. La idea de elegir perfiles dicotómicos entre toda la diversidad tuvo que ver con que como espectador o espectadora puedas generar un lazo de identificación pero que también puedas decir ‘para mí esto no es así’”, asegura Guadalupe. “Son cinco posiciones asentadas sobre el Encuentro y son posta muy diversas e igualmente válidas. Porque el movimiento mismo las legítima en su propia definición”, sigue.
 

 

 

Corriendo el foco

Las realizadoras también se acercaban por primera vez a un Encuentro Nacional al momento de embarcarse en el documental. Es por eso que, al igual que una de las protagonistas, se toparon con “un mundillo” en donde coexisten “muchas mujeres distintas” y donde se dan “disputas políticas internas” constantes. Y sobre esas tensiones que no impiden el consenso ni la organización decidieron poner el foco.

“Me parece que de lo que da cuenta el Encuentro es que somos todas muy diferentes, que formulamos opiniones antagónicas pero igualmente válidas, y que aún así nos organizamos, generamos consensos. Todos los años nos juntamos todas y nos paramos juntas en nuestras diferencias. ¿Qué otro movimiento social o político con tal nivel de diversidad tiene la posibilidad de seguir existiendo y organizarse? En mi opinión, el feminismo no quiere borrar las diferencias, sino que quiere reivindicarlas todo el tiempo”, resume Camila.

A pesar de que la tentación es decir que Organizadas es sobre el Encuentro, las chicas hacen una salvedad: “No creo que el documental eche luz sobre la metodología de organización del Encuentro. El documental se enfoca más sobre los debates políticos que se dan al interior del Encuentro, debates que no se dan en ningún otro espacio. Muestra que se están discutiendo cosas grosas, que hay disputas muy ricas. Este movimiento que hacia afuera parece tan homogéneo, como dado, no es para nada así. Porque somos todas diferentes, todas tenemos cosas diferentes para decir y algunas de las cosas que tenemos para decir no te van a gustar o te van a interpelar”, continúa la joven realizadora.

“También pasa que al estar el movimiento de mujeres y feminista tan en ebullición, se genera mucha expectativa alrededor de todo lo que se produzca sobre eso. Para mí es fabuloso porque nos propone un desafío. Y esto no quiere decir que nuestro producto refleje una realidad. Para nosotras es un gran desafío aportar un granito de arena en un marco en el que están pasando cosas terribles, donde nos están matando y donde los derechos se ven cada vez más avasallados”, aporta Guadalupe.
 


Trabajo artesanal

“La idea surgió de un compañero de La Brújula, Germán Mangione, que en una reunión tiró la idea de hacer un documental porque se venía el Encuentro”, rememora Camila. La diagramación de la cobertura inició en marzo de 2016 y el trabajo siguió de forma casi ininterrumpida hasta mayo de 2017, en que dieron con el corte final después de un arduo y extenuante proceso de montaje.

Aunque el grueso de la realización estuvo sobre los hombros de Camila, Guadalupe y Lucía Garré, las chicas destacan que contaron con plenos “acompañamiento y mucho sostén por parte de los compañeros de La Brújula”. Incluso, durante los tres días que duró el ENM, “La Brújula estuvo completamente a disposición de la producción del documental”.

Después de horas y horas de registro, que implicaron “muchos encuentros previos con las protagonistas”, el desarrollo del Encuentro y algunas instancias posteriores, tenían que encontrar el relato. “Cuando decidimos presentarlo al FLVR, eso nos dio una duración y una fecha límite para terminarlo”, cuenta Guadalupe.

“El montaje fue completamente artesanal. Computadora, premiere, mates y a morir ahí”, ríe Freire, cómplice con su compañera, recordando las largas horas y días frente al editor. “Durante el proceso, fue como bajando el relato, lo fuimos construyendo a partir de decisiones. En un momento nos dimos cuenta que habia una coherencia narrativa, fue medio una epifanía”, recuerda Camila.

Así como en la organización del movimiento de mujeres y feminista existen pujas constantes que deben ser resueltas únicamente por consenso, Camila y Guadalupe transitaron una situación similar en la relación al documental: desde el enfoque inicial hasta el título y el flyer, debatieron todo. Y se pusieron de acuerdo.
 


Transformadas

Al igual que cada mujer después de un Encuentro, Guadalupe y Camila no volvieron a ser las mismas después de la realización Organizadas. Camila, que tiene apenas 23 años, señala: “Ni hablar que la experiencia me hizo mucho más feminista. A mí personalmente también me hizo crecer en torno a lo que es el trabajo colectivo: este documental no podríamos haberlo sacado jamás nosotras dos o tres. Es necesaria una estructura de colaboración”.

Por su parte, Guadalupe, de 26, asegura: “No me queda ningún tipo de duda que la experiencia me cambió. Me hizo posicionarme frente a muchas cosas. Te obliga a dejar de ser neutral en algunas circunstancias, con todas las incomodidades que eso genera”.

“También nos implicó poner en cuestión nuestros propios prejuicios, nuestras propias ideas, nuestras sexualidades. Yo creo que en el documental no sólo pusimos en juego nuestras ideas sino también nuestras emociones. También cómo pensamos la comunicación, cómo pensamos la imagen”, explica Freire.

En este sentido, hubo decisiones que responden de cierta forma a una epistemología (¿o a una realización?) feminista: “decidimos dejar nuestras voces en las entrevistas, dejar tomas en las que se evidencia nuestra presencia, nuestra subjetividad”. Estos posicionamientos políticos tomados al interior del documental están relacionados con el acercamiento de las realizadoras al flamante espacio organizado de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales de Rosario.

“Creemos que el feminismo no puede construirse desde un cine hollywoodense, hegemónico. Queremos pensar la imagen desde otro lado, no como representación del mundo sino como vínculo entre quien está detrás de la cámara, el aparato y lo que está adelante. El feminismo nos hace replantearnos todas esas estructuras: desde lo que vemos en la imagen hasta lo que no vemos en nosotras mismas”, elabora Camila.

Proyecciones de Organizadas

Sábado 29 de Julio:
20 hs. - Apertura de Puertas y Brindis
20:30 hs. - 1° Proyección del Documental 
21:30 hs. - 2° Proyección del Documental

Miércoles 9 de Agosto:
19 hs. - 3° Proyección del Documental

Espacio Arteón (Sarmiento 778)

Entradas Anticipadas: $40

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo