Polémica con Audi: comparó una mujer con un caballo y un auto usado

Audi, el fabricante alemán de vehículos de alta gama, se disculpó por un anuncio que lanzó en China en el que se comparó a las mujeres con caballos o coches de segunda mano, un recurso publicitario fuertemente criticado y que algunos internautas lo calificaron de "repugnante" y "basura machista", mientras otros instaron a boicotear a la firma germana. 

A raíz de la gran polémica generada dentro y fuera del país y frente a la críticas de los usuarios, la automotriz pidió perdón en varios mensajes de Twitter por el anuncio y aseguró que "de ninguna manera refleja" los valores de la empresa.

Además, la compañía aseguró que se tomarán medidas para "prevenir incidentes" como éstos en el futuro, mientras que el anuncio ya desapareció de algunos de los portales chinos donde estaba colgado.

En esta publicidad -que, según asegura Audi, fue diseñada por su socio local en China- se puede ver en pleno altar y frente a un sacerdote a una suegra con cara de reprobación que se dirige a una novia con velo, le tira de forma agresiva de la nariz, inspecciona detrás de sus orejas y le mira los dientes como si fuera un caballo para finalmente dar su aceptación ante la pareja, que suspira aliviada.

Tras ese aprobado inicial, los ojos de la suegra se ensanchan de sorpresa mientras se enfoca en los pechos de la novia. La imagen se corta y aparece un Audi rojo con una voz en off que dice una desafortunada frase: "Una decisión importante debe tomarse con cuidado". Y, a continuación, aparece la dirección de la página web de ventas de coches de segunda mano de la compañía alemana.

El ofensivo anuncio se retransmitió a través de internet y en varias salas de cine y arranca con la irrupción de la suegra, mientras los novios dicen sus votos en el altar, para inspeccionar la "mercancía": la mujer que su hijo eligió para casarse.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo