sec-corbata

El glifosato sigue prohibido: el lobby sojero perdió en la previa del Concejo

El intento por revertir la ordenanza que prohíbe el glifosato no cuajó en la previa a la última sesión del año en el Concejo. El lobby sojero no reunió las voluntades necesarias y ahora la decisión es de Fein: promulgar la ordenanza restrictiva de ese agroquímico o vetarla

 

Nin desempató la votación y la prohibición del glifosato impulsada por Miatello sigue en pie, a la espera de la decisión de la intendenta Mónica Fein.  "Quisieron cambiar algo a las apuradas y para cumplir con alguien: una vergüenza", despreció el autor de la ordenanza aprobada.

La Comisión de Ecología del Concejo enterró finalmente el resultado del lobby sojero sobre ediles del oficialismo y del PRO, quienes intentaron revertir la ordenanza que prohíbe la aplicación del herbicida glifosato en el ejido municipal de Rosario. En la reunión de este miércoles, los miembros de la comisión estaban divididos, y la moción para definir el asunto necesitaba de cuatro firmas: los peronistas Osvaldo Miatello (autor de la ordenanza que prohíbe esa fumigación), Eduardo Toniolli y el massista Diego Giuliano mantuvieron su negativa a suprimir la norma aprobada días atrás. Pero Carlos Comi (Ari-CC), Agustina Bouza (PRO) y Carlos Cossia (Peronismo Solidario) estaban dispuestos a firmar un proyecto "alternativo y superador" para que pudiera ser tratado en la última sesión ordinaria del año que se realizará este jueves. 

En eso estaban cuando ingresó a la reunión la concejala Carola Nin -compañera de bloque de Miatello- y ratificó su negativa a que la ordenanza sea modificada, por lo que la iniciativa revisionista quedó en la mesa y no será discutida este jueves. Para estos ediles, el asunto "es un tema cerrado", a pesar de la vuelta de campana de otros pares que primero aprobaron la ordenanza prohibicionista y luego intentaron corregirla.

A pesar del “lobby sojero” denunciado por otros ediles hace una semana, el presidente de la Comisión Miatello precisó a Ariel Bulsicco en Sí 98.9 que “no se juntaron esas voluntades por lo que no prosperó el período de modificación de la prohibición, y hubo una petición de seguir discutiéndolo mañana (por el jueves), pero a nuestro juicio no estaba en condiciones, de manera que la solicitud se rechazó”.

De esta manera, el año del Deliberante local culminará con la restricción vigente para con la aplicación del polémico herbicida. Y sólo resta que el Ejecutivo municipal defina si promulga la norma aprobada días atrás o si la veta, tal como pretenden los operadores de las entidades vinculadas al negocio agrícola como Aapresid, Acsoja y Bolsa de Comercio.

Consultado por otro posible recurso para su modificación, adelantó: “Puede que (los pro glifosato) apelen, pero no hay vías de que sea tratado bajo esta composición del Concejo. Se está trabajando en un proyecto alternativo, pero para que el corriente sea aprobado estuvimos debatiendo durante dos años”, dijo el edil peronista. Y no descartó que la ordenanza pueda ser modificada, pero aseguró que “habrá que evaluarlo, porque ese proyecto ni siquiera fue presentado en esta comisión”.

Sobre este intento de retroceder con la prohibición impuesta, y que finalmente fracasó este miércoles, Miatello opinó: “Entramos en una especie de chiquero, no tengo problema de discutir todo, pero hay que hacerlo con tiempo, dando participación a todos los sectores. Este intento de modificación a las apuradas y por cumplir con alguien, es una vergüenza”.

Recordó que proyectos sobre glifosato existen varios desde hace años, y enumeró: “En octubre de 2016 este cuerpo pidió por unanimidad al Ejecutivo que analice prohibir el glifosato, y eso nunca lo contestaron. Luego surgió otro proyecto para prohibir la venta, y lo que finalmente cuajó después de todas las discusiones fue éste proyecto de prohibir el uso porque tiene menos vulnerabilidades desde el punto de vista jurídico”.

Sobre las críticas del concejal Carlos Cardozo (PRO) a una supuesta aprobación “sin saber lo que estaban votando”, el concejal Miatello apuntó: “Antes de ser aprobado por el Concejo pasó por unanimidad por dos comisiones, y una de ellas es la de salud, presidida por la concejala Agustina Bouza, que es del bloque del PRO. Algo no funciona si es verdad que supuestamente no se sabía lo que estaban votando”.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo