Farmacéuticos denuncian al Pami por rechazar recetas de genéricos

El Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos (SAFyB) denunció que Pami incumplió la ley de medicamentos genéricos al rechazar la receta de un afiliado porque el medicamento de primera marca, recomendado por el profesional de cabecera, fue sustituido por uno equivalente de menor precio. 

"Se ataca y se castiga al farmacéutico que quiso hacer que el Pami y el afiliado paguen menos", señaló Marcelo Peretta, secretario general del SAFyB, en diálogo con el periodista Ariel Bulsicco en Sí 98.9.

Según comentó el representante gremial, una farmacia rosarina aplicó la ley 25.649 y le entregó a un cliente jubilado un medicamento genérico a cambio del producto de primera marca que había sugerido el médico de cabecera. Dicha operatoria, contemplada en la norma sancionada en 2002, fue rechazada por la obra social. El caso no es el primero que se denunció en la entidad gremial, reveló Peretta.

La ley obliga a prescribir la droga, no la marca de su industrialización.

"Cuando la farmacéutica tuvo que remitir a Pami la receta, para que le acrediten el saldo (40% del valor), desde la entidad le contestaron que fue rechazado el pedido porque le cambió la marca que estaba prescrita en la receta", advirtió el titular del SAFyB.

El artículo 2 de la ley 25.649 establece que "la receta podrá indicar además del nombre genérico, el nombre o marca comercial, pero en dicho supuesto el profesional farmacéutico, a pedido del consumidor, tendrá la obligación de sustituir la misma por una especialidad medicinal de menor precio que contenga los mismos principios activos, concentración, forma farmacéutica y similar cantidad de unidades".

"Denunciamos esta irregularidad y violación a la ley", afirmó el secretario general del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquimicos, y agregó: "No se puede ser tan hipócrita, en medio de una situación crítica, se rechaza una receta que cumple con todas las partes que la legislación contempla".

Además, desde el SAFyB denunciaron que la auditoría de la obra social de los jubilados está a cargo de la industria farmacéutica, es decir, el prestador del servicio controla su desempeño.

"El que entrega los medicamentos hace la auditoría para ver si hizo bien las cosas y hace la liquidación al Pami", apuntó Peretta y concluyó: "Si esto no se corrige inmediatamente hay connivencia con la industria farmacéutica de marcas".

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo