sec-corbata

Seis balazos, un muerto en el oeste y dos versiones bien distintas

La Justicia lleva adelante la investigación de un homicidio que cuenta con versiones cruzadas de los familiares de la víctima que hablan de un asesinato a sangre fría, y del propio autor del crimen, un empleado de la EPE que se presentó en Tribunales y dijo haberse defendido de un robo.

La víctima era Daniel Alberto Vallejos, quien el martes recibió unos seis balazos en las piernas, el abdomen y hasta la espalda a manos de Ezequiel Nicolás M. al de 29 años, quien se presentó ante la Policía ese mismo día. Allí entregó una pistola 9 milímetros que está registrada a su nombre aunque no se sabe aún si tiene portación, y además acercó un revólver 22, el cual según sus dichos, pertenecía al joven muerto.

Según la versión del agresor, le robaron al salir de una panadería 

La versión que dijo frente a los efectivos policiales es simple: se defendió de un robo cuando salía de la panadería de Valparaíso y Rueda, en el oeste rosarino. La escena planteada fue que dos jóvenes, entre ellos Vallejos de 23 años, le robaron la billetera y el celular, y al retirarse con sus pertenencias, le apuntaron como para dispararle. Por eso él sacó su arma y disparó, alegó.

Vallejos recibió balas en el torso, el abdomen y en la espalda. Quedó tirado un rato hasta que alguien lo llevó al Heca, donde murió poco después. La versión del joven que lo acompañaba es diferente a la del agresor, pero no menos concreta: se acercó una moto y sin mediar palabra el conductor disparó contra su amigo. Esta versión parece encasillarse en un ajuste de cuentas por cuestiones personales.

La víctima y el agresor eran vecinos del barrio, y vivían a pocas cuadras uno de otro. Según confirmó fiscalía, este jueves a las 11 se realizará la audiencia imputativa a manos del fiscal Pablo Pinto.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo